Archive for the ‘ Derechos Humanos ’ Category

Ramadán en Lorca

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Emilio Morenatti: Soy super malo haciendo retratos.

Una entrevista de Nuria Gras, en http://www.quesabesde.com/noticias..

© Núria Gras

Morenatti (1969) se ha convertido en uno de los fotoperiodistas españoles con mayor proyección internacional.

Dicen de ti que eres un fotógrafo comprometido. ¿Cómo te definirías a ti mismo?

No sabría cómo definirme, pero creo que quizás ese compromiso al que te refieres podría estar basado en la responsabilidad que siento cada día al salir con mis cámaras a realizar mi trabajo como fotoperiodista. Me siento francamente un ser privilegiado haciendo lo que hago

Pienso que es vital no alterar las realidades que nos toca fotografiar. El fotógrafo tiene que estar ahí, pero nadie debería percibirlo. “Alcanzar la invisibilidad” es un ejercicio que me impongo diariamente, y para eso creo que hacen falta altas dosis de perseverancia.¿Cuáles son los valores personales que rigen tu forma de trabajar?

¿Cómo has conseguido entroncar tu forma de abordar el fotoperiodismo con las pautas de una agencia de la envergadura de Associated Press (AP)?

Con un poco de suerte, creo. Al principio, pasar de EFE a AP fue como un gran mundo. Cambiar el español por el inglés fue una pesadilla, y la disciplina de las normas de AP resultó todo un ejercicio, pero una vez normalizadas estas dinámicas, todo ha sido fácil.

Cuando estás haciendo tu trabajo en un escenario violento donde corres peligro, ¿qué pensamientos acuden a tu mente?

En AP nos actualizan con cursos de supervivencia y de cómo actuar en situaciones de alto riesgo. Esto me ayudó mucho al principio. En estos cursos te enseñan cómo actuar en medio de situaciones violentas. Luego, con el tiempo y la experiencia, aprendes a analizar rápidamente y de forma instintiva el riesgo, y a valorar la propia seguridad.

Cuando empieza el follón procuro elegir un lugar seguro desde donde poder observar y hacer mi trabajo. Intento concentrarme en el trabajo y que ningún pensamiento me distraiga.

Desde la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) se ha afirmado que los corresponsales en zonas de conflicto sois “carne de cañón”. ¿Con qué apoyos cuentan los fotógrafos que desarrollan su trabajo en zonas en conflicto?

Yo tengo la suerte de trabajar para una gran empresa que nos provee con las mejores medidas de seguridad. Coches blindados, chalecos antibalas y casco, cursos de formación para reaccionar en las peores situaciones y personal local en quien poder confiar para hacer nuestro trabajo. Hay veces que nada de esto es suficiente. Por eso siguen y seguirán cayendo periodistas en las zonas de conflicto. Así ha ocurrido durante toda la historia del periodismo.

¿Cómo te ves a ti mismo tras el atentado del que fuiste víctima? ¿Realmente eras consciente del peligro al que te exponías al hacer tu trabajo?

Sí, siempre tuve presente que podría ocurrir un accidente durante mi trabajo, llámese un accidente de tráfico o doméstico o profesional. Conducir un coche es también muy peligroso y todos sabemos las cifras de muertos al volante, pero no por eso la gente deja de conducir. Después del atentado, me siento en un proceso de cambio, y aunque aún no sé hacia dónde se orientará, imagino que recuperaré la actividad que tenía antes del accidente.

Dada tu experiencia como fotoperiodista en la Franja de Gaza y Jerusalén, resulta casi inevitable preguntarte por el lamentable incidente que protagonizó el ejército israelí contra la flota humanitaria Navis Marmara hace algunas semanas. El pueblo judío lleva el estigma del desarraigo y el exterminio gravado a fuego. ¿Qué ha tenido que pasar para que la víctima se haya convertido en verdugo?

Desde mi punto de vista, el ejercito israelí, al igual que gran parte de la población israelí, se encuentran, producto de su propia paranoia, totalmente aterrorizados, y dejaron hace tiempo de confiar en su propia eficacia. Dicen que no hay peor mezcla que el miedo y las armas.

Crees que la crudeza con la que a veces se tratan los temas de actualidad en zonas en conflicto nos anestesia, o por el contrario nos confronta con una crueldad que a veces preferimos ignorar?

Si contando lo que sucede en el mundo, ya sea desde el frente o a mil kilómetros de distancia, estamos aburriendo o anestesiando a nuestros lectores, entonces es que hay algo que los periodistas estamos haciendo mal. Creo que hay muchas maneras de contar el conflicto, lo importante es saber cómo llegar y cómo contar aquello que estamos viendo. Éste es reto: contar historias sin caer en la crueldad innecesaria, en los tópicos o en el tedio absoluto.

¿Cómo has conseguido compaginar tu vida de pareja con tu profesión?

Teniendo la suerte de haberme casado con una mujer que también es fotoperiodista y que ama la profesión.

Recuerdo que cuando visité tu exposición “Violencia de género en Afganistán”, en el CAF de Almería, antes de entrar me advirtieron amablemente de la crudeza de las fotos que se mostraban. Es un trabajo muy distinto al resto de tus fotografías; son imágenes pactadas previamente, retratos de una gran crudeza, ciertamente, pero de los que emana una fuerza de convicción y una dignidad inmensas. ¿Cómo lo sacaste adelante?

Soy súper malo haciendo retratos. No sé usar iluminación artificial ni trabajar en un estudio. Jamás llevo el flash en la bolsa y nunca en mi vida usé un trípode. Lo último que imaginé es que un día alguien premiaría un retrato hecho por mí. El mérito de un retrato es de la persona que posa. El mérito del fotógrafo es acceder a esa persona y hacer que ésta pose.

Las mujeres que habían sufrido estas agresiones tan brutales eran prácticamente inaccesibles y fue un gran reto llegar a ellas y poder contar sus historias. La mayoría de los retratos fueron improvisados, esperando el momento justo para levantar la cámara y realizar un par de secuencias, retratos horizontales para un rápido y fácil encuadre centrado, buscando ese momento paradójicamente inexpresivo.

Hablando precisamente de este trabajo, ¿qué relevancia crees que pueden tener los formatos expositivos como plataforma para la difusión de reportajes fotoperiodísticos de denuncia?

Mi objetivo es ver la foto en los periódicos, pero reconozco que la difusión de “Violencia de género en Pakistán” ha sido extraordinaria. Creo que jamás se me pasó por la cabeza que una de mis historias conseguiría un efecto mediático tan relevante.

A pesar de ser un fotógrafo muy respetado y querido, parece que no te preocupas demasiado por tu imagen pública. En tu página web, sin ir más lejos, cuelga un perenne “Página temporalmente fuera de servicio”.

Me conformo con “sites” como Yahoo!, que muestran cada día las fotos que envío al cable [la galería de fotos que la agencia ofrece a sus clientes]. ¿Qué mejor web que aquélla donde se puedan ver las últimas fotos que uno hace? Se dice que a un fotógrafo se le valora por lo último que ha hecho.

Fuiste víctima de un atentado el pasado mes de agosto en Afganistán. ¿Ha cambiado esto tu forma de entender el trabajo y el papel que ejercéis los fotoperiodistas en zonas en conflicto?

No, para nada. Sigo con las miras puestas en hacer lo que hacía antes del accidente.

¿Cuál es tu objetivo más inmediato?

Sentirme físicamente a tono para poder responder en cualquier situación que requiera mi trabajo.

Entrevista completa

El suyo ha sido un camino de fe y perseverancia en su trabajo. Un camino lleno de dificultades, pero también de reconocimientos y muestras de cariño por parte de sus compañeros de profesión y del público en general. Emilio Morenatti destila humildad y talento en la corta conversación que mantenemos con él. Dos cualidades que son sólo la punta del iceberg de la calidad personal y profesional de este fotoperiodista jerezano -aunque nacido en Zaragoza-, totalmente entregado a su trabajo y a la defensa de unos valores éticos en el ejercicio del periodismo. Por Núria Gras.

Frida Hartz, fotoperiodista mexicana

Retratarlas “me ha formado en mi condición de mujer”

Frida Hartz comparte su visión sobre las mujeres indígenas

Durante dos décadas, Frida Hartz ha visto con admiración, a través de la lente de su cámara, a las mujeres indígenas.

Por eso ha buscado que el mundo mire y contemple sus vidas, que sepa de sus condiciones, casi siempre adversas, en la vida contemporánea de México. Por eso expuso en España su muestra fotográfica sobre mujeres indígenas chiapanecas, que han estado más involucradas en movimientos sociales desde el año de 1994.

Su exposición Paisajes mexicanos y Pueblo Indígena Maya, inaugurada el pasado 16 de octubre en la Casa de la Mujer, dentro de las Jornadas “México Rebelde” en Ermua, fue admirada por decenas de mujeres que vieron a las mujeres zapatistas en lucha por sus derechos.

Las 20 imágenes presentadas, dijo Frida a Cimacnoticias, expresan “todo lo que implica ser mujer chiapaneca”.

“Si bien hay imágenes de 15 años atrás, muchas de ellas son vigentes aún. Todo lo que la mujer chiapaneca e indígena en general ha enfrentado durante su existencia, se sigue dando y mostrarlo en otras latitudes.”.

“Es importante que llegue el mensaje de la situación que se vive, de las condiciones de vida, la cultura y lo que las mujeres chiapanecas hacen para seguir sobrellevando su situación, así como su participación política y social dentro de los movimientos.”

FRIDA, VIDA Y RAZÓN

La trayectoria de Frida Hartz como fotógrafa tiene más de 20 años, 17 de ellos como reportera gráfica y ahora como trabajadora independiente. Además, fue la primera mujer jefa de fotografía del periódico La Jornada, en 1988.

“Mis temas fotográficos, aparte de la cuestión documental de corte social, han sido retratar las condiciones de vida de las mujeres del campo, de la ciudad, las trabajadoras, las amas de casa, la violencia, la inequidad y todo lo que tiene que ver con este sector de la sociedad que representa un mayor porcentaje de la sociedad mexicana”.

En esta sociedad, continúa, “las mujeres realizamos labores que no se ven muchas veces, que no resaltan, que no están presentes en los círculos de poder político, económico, social y cultural y  yo he tratado de reflejar con mis imágenes los contrastes, el crecimiento de las injusticias, la vida cotidiana y la vida social de las mujeres”.

Para Frida, la fotografía contribuye a que las mujeres transformen esta sociedad “que no solamente es nuestra, es una tarea conjunta entre mujeres y hombres, pero a nosotras nos toca seguir batallando para mostrar otros rostros, otras formas de relacionarnos como seres humanos y lo que yo he tratado de hacer con la foto es contribuir un poco a la transformación de la sociedad en torno a los derechos de las mujeres”.

Una cámara Cannon semiprofesional fue la que inicialmente ayudó a Frida en su recorrido para plasmar a las mujeres en imágenes, aunque cuando era estudiante utilizó una Instamatic, recuerda.

Sin embargo, el creciente avance de la tecnología la ha obligado a estar a la vanguardia, dice, por lo que ahora utiliza una cámara digital con todas las funciones aumentadas y corregidas.

Y aunque realiza fotografías a color y en blanco y negro, “según la situación y mi estado de ánimo”, ella prefiere el blanco y negro porque “me llenan más las imágenes así”, pero asegura que no está limitada.

El interés por la fotografía surgió para Frida “desde que soy pequeña”. No obstante, fue cuando comenzó a revisar su propia situación como mujer, y la que vivimos las mujeres cotidianamente, cuando decidió que quería reflejar los rostros femeninos.

En ese sentido, Frida señala que lo que más le ha impactado en su búsqueda de imágenes es la participación de la mujer en todos lo ámbitos, su funcionamiento como seres humanos, “lo incansable y participativa que puede ser y la responsabilidad que lleva desde criar a los hijos, educarlos, ser muchas veces jefas de familia y reflejar las luchas sociales que realiza”.

A pesar de esas luchas, continúa Hartz, a las mujeres “todavía les quedan energías para seguir reivindicándose y emancipándose”.

Por ello, “lo que más me ha movido son las mujeres indígenas, porque ellas son las más marginadas dentro de las marginadas y aún así luchan para salir, denunciar y tratar de cambiar sus circunstancia. Eso es lo que me ha llevado a seguir documentando algo que, además, me ha formado en mi condición de mujer”.

Por Hypatia Velasco Ramírez

¡Esto es la guerra! Robert Capa / Gerda Taro.

La Guerra Civil española consagró el fotorreporterismo como género artístico. Aquí vinieron enviados especiales de las revistas más importantes del mundo (Life, Vu) yfreelances que, en general, pusieron su cámara al servicio de la causa republicana. La exposición This is War! Robert Capa. Gerda Taro, que se estrenó hace casi dos años en la Barbican Gallery de Londres, llega ahora al Círculo de Bellas Artes dispuesta a convertirse en una de las muestras estrella del potente verano artístico madrileño. Son 160 fotografías, algunas inéditas, en las que el tema central es la guerra y, aunque predomine lo ocurrido en España, la II Guerra Mundial o el conflicto entre China y Japón también están presentes. La obra de Robert Capa (1913-1954) ocupa la parte central, mientras que la de su mujer Gerda Taro (1910-1937), un trabajo nunca suficientemente reconocido, completa el relato.

El famoso Soldado caído, el miliciano muerto en Cerro Muriano, en el frente de Córdoba, centrará la atención de muchos de los visitantes. No solo por su fuerza y belleza, sino porque se trata también de unos de los trabajos más polémicos de Capa, ya que hay versiones que apuntan a que se trata de un posado y no de una muerte capturada por la cámara espontáneamente. Para que el espectador se forme una opinión propia, la obra se expone dentro de toda la secuencia completa: 40 imágenes. Esta reconstrucción cronológica, como otras muchas incluidas en la exposición, ha sido posible gracias al material hallado en la famosa maleta mexicana, localizada en 1995 con los legendarios negativos de Capa, David Seymour y Gerda Taro.

Las comisarias de la exposición, Cynthia Young y Kristen Lubben han querido destacar la historia personal entre ambos reporteros, su colaboración conjunta (firmaron muchos trabajos con los apellidos de ambos) y conseguir que se reconozcan las aportaciones personales de Taro. De hecho, parece cierto que algunos reportajes firmados por Capa eran obra de Taro. Y así se hizo por acuerdo de los dos ya que ambos sabían que las revistas internacionales se disputaban los trabajos de Capa cuando ella era una desconocida a la que le hubiera costado mucho más colocar su trabajo en el mercado.

Robert Capa era de origen húngaro y Gerda Taro, alemana. Se conocieron en París y congeniaron por sus convicciones radicalmente izquierdistas y su militancia antifascista. Su primer viaje a España se produjo en 1936 y pudieron trabajar sin problemas en el frente republicano.

Capa capturó el coraje de los soldados en plena batalla y los rostros de tristeza de quienes se quedaban en la retaguardia. Conocedor de la forma en que los constructivistas rusos trabajaban con la propaganda, en sus imágenes no faltan primeros planos en los que la heroicidad se mezcla con la desesperación.

Taro se centra más en el mundo de las mujeres y de los niños. De ella son las columnas de quienes buscan un refugio con las cabezas cargadas de cestos de mimbre. En Valencia, en 1937, se adentró en los refugios, tanatorios y hospitales. Su último trabajo fue en Brunete. Allí falleció aplastada por un tanque.

¡Esto es la guerra! Robert Capa / Gerda Taro.

¡Esto es la guerra! Robert Capa / Gerda Taro. Círculo de Bellas Artes: calle de Alcalá, 42, Madrid. Hasta el 5 de septiembre. De martes a sábados de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 domingos y festivos de 11:00 a 14:00 lunes cerrado.

Interview with Photojournalist Ron Haviv

In this interview Ron Haviv talks about the challenges he faced documenting malnutrition in Bangladesh and the people he met, as well as his creative approach to the project. Watch and take action, sign the Starved for Attention petition: http://bit.ly/195strvd

Entrevista y reportaje

La Comunidad Islámica en la Región de Murcia, por Teresa Martín

Imagenes de La Comunidad Islámica en la Región de Murcia

Niño en la Mezquita de San Pedro del Pinatar.

La fotografía permite informar, analizar y transformar.En su ejercicio debe prevalecer el componente ético, de implicación social y de voluntad de transformación.

El objetivo de este reportaje es  facilitar el conocimiento de las actividades de la Comunidad Islámica en la Región de Murcia al resto de ciudadanos, poner en valor sus culturas desde el respeto a las diferencias y creencias y dar visibilidad a sus lideres, sus comunidades y sus actividades.

En la Región de Murcia viven, trabajan y estudian cerca de 80.000 ciudadanos de religión islámica, algunos de nacionalidad española , otros de distintas nacionalidades y procedencias. De ellos 20.000 son niños en edad escolar.                                                                              La Comunidad Islámica de Murcia, constituye el segundo grupo religioso en cuanto número de fieles en nuestra Región, no obstante, y pese a su importancia, tiene serias dificultades para su práctica religiosa, abrir una mezquita provoca rechazo social en el entorno donde se ubica, los niños musulmanes no reciben clases  de religión islámica en las escuelas, y sus numerosas actividades son normalmente, puestas en entredicho por muchos ciudadanos, seguramente porque “aquello que se desconoce provoca rechazo”.

Los ciudadanos musulmanes forman una comunidad variada, plural , con diversos grados de integración, que mantienen sus tradiciones religiosas  y culturales . Los mas jóvenes de esta comunidad, han nacido aquí, hablan español como idioma materno y están educandose en los valores democráticos. Unos han llegado aquí como emigrantes, otros nacieron aquí y tienen DNI español, y otros son  autóctonos, bautizados como católicos pero convertidos al Islam. Ejercen profesiones diversas, hay profesores, médicos, enfermeras, farmaceúticos, abogados,periodistas, trabajadores sociales, albañiles, cocineras, estudiantes, campesinos,enlosadores,dependientes, comerciantes…
Las casi 60  mezquitas y oratorios, que existen en la región , no solamente son lugares de culto y rezo, tambien son de aprendizaje del árabe y del español, lugar de conferencias y encuentros, centros culturales y festivos.
Dos asociaciones representan a la mayoría de los musulmanes,FIRM, Federación Islámica de la Región de Murcia y UCIDE, Unión de Comunidades Islámicas de España.

Cuando inicié esta investigación partía de la voluntad de utilizar la imagen para mostrar otras realidades que normalmente no salen en las portadas de los periodicos, que se desconocen y que al no ser visibles públicamente, parece que no existen.

Mujeres musulmanas en la Universidad Popular de Lorca.Teresa Martín

La web Islam en Murcia, cumple en ese sentido un papel fundamental, y su impulsor y director ha sido la persona que ha facilitado el desarrollo de este reportaje. Paulino Ros, me ha abierto puertas, presentado personas y alentado en todo momento, sin él todo hubiera sido mas difícil.
No he tenido dificultades para realizar esta serie de imagenes, al contrario, excepto momentos y personas concretas, la cámara y yo nos hemos podido mover en libertad y sin cortapisas, tanto en el interior de las mezquitas como en centros culturales y en las distintas asociaciones.
La conversación, la charla tranquila, compartir un té o una comida ha sido mas importante que la toma de fotografías, eso viene después o no viene, depende del momento.
Nunca me plantee que por el hecho de ser mujer iba a encontrar impedimentos para realizar las fotos, y tampoco la Comunidad Islámica me los planteó. Nadie me ha pedido que me cubra la cabeza para entrar, alguien me dijo ” tu transmites respeto a nuestra cultura y a nuestra religión, nosotros te respetamos tal y como eres”
Detrás de cada una de las fotografias hay una historia, hay una conversación, una mirada.
En esta serie encontrareís a los lideres de la Comunidad Islámica, Ryay Tatary, Mounir Benjelloun, Mbarek Demmouche,Abderrahim Nachit,, Mohamed Reda el-Qady,Ana García Yepes (presidenta de la Asociación Al Baraka de Lorca), a los niños de la escuela de árabe, de UCIDE en Torre Pacheco, a las alumnas de español de la Universidad Popular de Lorca, a los niños, niñas y mujeres que participaron en el encuentro que la asociación ONDA organizó en el Centro Cultural de Los Dolores ( Cartagena), a fieles de las mezquitas de San Pedro del Pinatar y Los Dolores ( Cartagena)….variado, diverso, plural como la sociedad donde vivimos.
Me he encontrado con toda clase de personas, como en cualquier comunidad, pero son los niños quienes me han mirado mas libremente y con ojos confiados a la cámara y son ellos los que merecen no encontrar prejuicios y desconfianza en sus compañeros y vecinos. Es por ello que este reportaje acaba de iniciar su andadura.

“Cuando llegaron los talibanes quemaron nuestro estudio de fotografía, pero no nuestros sueños”

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa os recomiendo este articulo de Ariadna Alvarado, publicado en Periodismo humano  articulo

“Este año, el mensaje dado por el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon recordó que “la libertad de expresión es la garantía fundamental que más se transgrede en diversas partes del mundo.”

En una ceremonia con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el Secretario General destacó que “el acceso a la información es un derecho de todos los individuos que debe ser respetado por los gobiernos y los grupos de poder”.

Ban señaló que “en 2009 fueron asesinados 77 periodistas, la mayoría de los cuales trabajaba en medios de comunicación locales en entornos de paz. No eran corresponsales de guerra y perdieron la vida por tratar de exponer comportamientos indebidos o corrupción.”

El Secretario General pidió justicia y respeto para estos periodistas, al igual que para los que son intimidados.

“La impunidad da rienda suelta a los criminales y los asesinos, y da poder a los que tienen algo que ocultar. A largo plazo, tiene un efecto corrosivo y corruptor en la sociedad entera”.
En este sentido, Ban destacó el derecho de los ciudadanos a la información que afecta su vida y subrayó que los Estados tienen el deber de proporcionarla. “Esa transparencia es indispensable para el buen gobierno”.

Afganistán

Afganistán no es la excepción. 

Afganistán, por ejemplo es un país donde los periodistas viven haciendo malabarismos cada día, arriesgando sus vidas para poder hacer bien su trabajo. El fotoperiodista afgano Fardin Waezi es uno de ellos.

Hoy como comunicadora, no sólo es mi día, sino que también es el día de cientos de periodistas y fotoperiodistas afganos que a diario arriesgan su vida para mostrar la realidad de su país. Hoy, puedo sentirme orgullosa de interactuar con ellos y llamarlos colegas.

Fardin forma parte de la primera oleada profesional de fotoperiodistas afganos. Empezó a dar clases en la primera escuela de Fotografía “Aina Photo”, enseñándole a estudiantes a como usar la antigua cámara de caja. 

“Yo supe que quería ser fotógrafo cuando trabajaba en el estudio de mi Padre en Kabul. Era un estudio de fotografía callejero. Bajo el régimen talibán,fui arrestado cinco veces por haber fotografiado crímenes, y por cortarme la barba”. Sin duda alguna, su experiencia y trayectoria en este campo, ha hecho que sea uno de los jóvenes fotógrafos mas prominentes del país.

“Cuando los talibanes tomaron el poder en Kabul, uno de los primeros grupos profesionales en sufrir fuimos los fotógrafos. Entraron al estudio de mi papá para quemar la cámara de caja de madera, que era el único recurso y sustento de vida. Afortunadamente, quemaron todo el estudio, pero no nuestros sueños, porque pude salvar la cámara, salvar nuestras ilusiones y el futuro de mi familia”…..

El articulo publica parte de un fotoreportaje que os recomiendo :

.Foto-Ensayo “Ojos Afganos”


“Fardin, además de trabajar para distintos medios afganos e internacionales, ha mostrado su trabajo en distintas partes del mundo. Participó dos veces en la exhibición de Photoquai en Paris, y recientemente fue invitado a realizar un foto-ensayo en el proyecto “All Roads Photo Project” de National Geographics. Además de trabajar como fotógrafo freelance, también forma parte del equipo de talentosos fotógrafos de la Unidad de Multimedia de las Naciones Unidas (UNAMA). 

Es así que quiero compartir con ustedes su mas reciente trabajo, como un homenaje y reconocimiento a los medios y periodistas de su país. El mundo está acostumbrado a ver Afganistán con los ojos de fotógrafos extranjeros, hoy le rindo homenaje a estos ojos afganos y a cómo nos muestra su realidad”

73 AÑOS DE ESPERA EN ARAGON, Gervasio Sánchez

Una digna exhumación tras 73 años de espera. Es lo que ocurrió el viernes en Cetina, una localidad aragonesa situada a 130 kilómetros de Zaragoza, donde fueron exhumados doce vecinos de Torrijo de la Cañada, fusilados en noviembre de 1936. La mayoría eran miembros de la Unión General de Trabajadores, algunos con cargos públicos en el ayuntamiento.

Un equipo formado por siete arqueólogos españoles, una antropóloga forense argentina y varios voluntarios de la Asociación por la Recuperación y la Investigación Contra el Olvido (A.R.I.C.O.)  trabajó durante una semana hasta conseguir recuperar los restos enterrados a más de metro y sesenta centímetros de profundidad.

La fosa de Cetina, a 130 kilómetros al sur de Zaragoza.                                                                                                                   Miercoles,  24 de marzo de 2010  Fotografía de Gervasio SánchezLa fosa de Cetina, a 130 kilómetros al sur de Zaragoza. Miercoles, 24 de marzo de 2010 Fotografía de Gervasio Sánchez

Hace dos años A.R.I.C.O. se puso en contacto con algunos de los familiares con el objetivo de documentar los hechos. Gracias a una subvención de Vicepresidencia de Gobierno de 38.500 euros pudieron iniciar los trabajos de localización del lugar exacto donde se produjo el el entierro ilegal.

“Ese dinero ha servido para financiar el largo proceso de búsqueda. Tuvimos que alquilar un georadar que verificase si se había producido excavaciones o movimientos de tierra en el pasado, contratar al equipo arqueológico, buscar los alojamientos y ponernos en contacto con el laboratorio que se va a encargar de las identificaciones de los restos”, explica Santiago Carcas, presidente de A.R.I.C.O.

La exhumación ha sido posible gracias a una subvención del Estado                                                                                                                 Jueves, 25 de marzo de 2010  Fotografía de Gervasio SánchezLa exhumación ha sido posible gracias a una subvención del Estado Jueves, 25 de marzo de 2010 Fotografía de Gervasio Sánchez

Después de la ejecución varios vecinos de Cetina fueron obligados a cavar la fosa. “Hay dos tipos de enterramientos: uno metódico como éste con los cuerpos alineados, boca arriba y tratados con respeto, realizado por personas ajenas a los crímenes; y un segundo tipo en el que fueron arrojados al fondo de la fosa de cualquier manera y aparecen superpuestos. Cuando los verdugos estaban presentes se solían producir inhumaciones muy bárbaras”, explica el arqueólogo César Regalado, que ha trabajado en media docena de fosas relacionadas con nuestra guerra.

Por suerte el dueño de la finca nunca se opuso a la exhumación y ayudó a rastrear el lugar. “Tú a labrar como sino hubiera pasado nada”, fue la orden que recibió un antepasado del dueño actual cuando preguntó a las autoridades locales. El terreno, situado a 300 metros en línea recta de la autovía que se dirige a Madrid, no ha dejado de dar cosechas desde entonces,

Antonio Cortés, de 50 años, es uno de los voluntarios que ha acudido cada día a ayudar en la excavación. “Mi padre Francisco Cortés fue obligado a cavar la fosa cuando tenía 15 años. Desde pequeño siempre me dijo que aquí habían enterradas doce personas, una cifra que coincide con el número encontrado”, explica Antonio, partidario de exhumar todas las fosas que hay en Aragón y en el resto de España.

El voluntario Antonio Cortés paricipa en los trabajos de exhumación                                                    Jueves, 25 de marzo de 2010   Fotografía de Gervasio SánchezEl voluntario Antonio Cortés paricipa en los trabajos de exhumaciónJueves, 25 de marzo de 2010 Fotografía de Gervasio Sánchez

Durante la semana que ha durado la exhumación no se ha presentado ninguna autoridad autonómica. “El gobierno de Aragón no es partidario de exhumar. Sólo quiere poner monolitos recordatorios. Me temo que esta va a ser la última exhumación porque existe un desinterés generalizado”, dice con amargura Santiago Carcas.

Domingo Pacheco, alcalde de Torrijo de la Cañada, afirma que la exhumación no ha provocado ninguna polémica en el pueblo. “Es verdad que algunos piensan que se deberían quedar aquí. El ayuntamiento ha cedido a las familias un terreno en el cementerio para que puedan enterrar los restos al acabar el proceso de identificación”, aclara mientras sigue con interés el trabajo de los arqueólogos. Serán los primeros 12 fusilados que regresen al pueblo de los 33 que hubo entre el 14 de septiembre y el 30 de diciembre de 1936.

María Luisa Martínez Cid no deja de mirar los restos alineados con un orden exquisito. Como si buscase alguna señal que le permitiese reconocer a su tío Antonio Cid, fusilado con 30 años. “Desde que abrí los ojos recuerdo a mi tía y a mi madre de luto. Estoy feliz porque los hemos encontrado. Hemos decidido enterrarlos juntos. Es lo lógico después de 73 años compartiendo la misma fosa”, declara emocionada.

Esther Ripoll, arqueóloga residente en Zaragoza, trabaja por primera vez en un fosa de fusilados. “En una exhumación romana o visigoda todo es más lento y frío porque lógicamente las familias directas no están presentes”, comenta la joven que ha participado en media docena de excavaciones muy antiguas.

Los restos empacados de los doce fusilados                                                                         Viernes, 26 de marzo de 2010      Fotografía de Gervasio SánchezLos restos empacados de los doce fusilados Viernes, 26 de marzo de 2010 Fotografía de Gervasio Sánchez

La arqueóloga cordobesa Azahara Martínez afirma que es muy emotivo “sentir el abrazo de los familiares” y considera que trabajar en una fosa “es como viajar en el tiempo”.

La argentina Amelia Barreiro asegura que “el dolor de los familiares es similar en todas partes por muy diferentes que sean los contextos o las culturas”. Cuando en Argentina se topaba con víctimas de su misma edad pensaba que ella “podría haber acabado de la misma manera si hubiera vivido los años más turbulentos de la historia de su país. “Es como si te exhumases a ti misma”, confiesa.

Antes de recoger los restos José Antonio Cid, portavoz de los familiares, dirige unas palabras a los presentes: “Vamos a reparar una deuda histórica y vamos a devolverlos a su pueblo natal. Por fin van a descansar en paz”.

Javier Ortiz, jefe del equipo de arqueólogos, explica que todos tienen impacto de bala en la cabeza y que se han encontrado casquillos de proyectiles utilizados en aquella época en la zona removida. Es  muy probable que fueran ejecutados a unas decenas de metros.

Los restos encontrados pertenecen a personas cuyas edades varían entre los 22 años y los 64 años. “Cetina es muy simbólica porque se trata de mi última fosa. Ya es tiempo de descansar después de nueve años consecutivos trabajando en sesenta fosas a lo largo de todo el país”, agrega al final de su alegato.

En apenas tres horas el equipo exhumador saca los 12 cuerpos hueso a hueso, los envuelven en papel de periódico y los embalan en cajas individuales de cartón que numeran según el orden de enterramiento.

La fosa vacía al finalizar los trabajos de exhumación                                                         Viernes, 26 de marzo de 2010    Fotografía de Gervasio SánchezLa fosa vacía al finalizar los trabajos de exhumación Viernes, 26 de marzo de 2010 Fotografía de Gervasio Sánchez

Serán llevados al laboratorio Palaolab de Valencia donde serán analizados durante dos semanas. Tres centímetros de fémur y dos molares de cada uno serán suficientes  para extraer el ADN y  cotejar los resultados con las muestras sanguíneas de los familiares.

Los restos serán guardados provisionalmente en un nicho del cementerio de Cetina hasta que se puedan realizar la inhumación definitiva en el mismo pueblo del que salieron vivos hace 73 años.

Esta noticia fue escrita el Lunes, Marzo 29th, 2010 a las 6:00 am.